miércoles, 2 de mayo de 2012

A un amor extraviado escribo.


Nace desolada añoranza, 
tan solo hasta ayer te tuve,
como sueño palpable estuviste
entre mis brazos enlazada
de ilusión y perdida felicidad.

Miro al infinito y pienso
en lo dichoso que pudo ser,
n cuando te tuve lo quise
sin saber mi desdicha.

Hoy te busco y no te encuentro
confín de extrañas maravillas
no felices versos de amor
tardíos en llegar a su amada
de no ser hoy nunca jamás
no saber cómo aun lograrlo.

A la distancia del universo te llamo
óyeme mientras vas de regreso
hacia el mundo donde naciste
fruto de mi pensamiento
concepción de sueños de olvido
de un ayer que jamás estuvo
entre la realidad de mi existencia
hermosa armonía de colores
bella gama de sonidos.

Preciosa princesa de mis sueños
de alegrías e inspiraciones
mágica dueña de mis versos
aparece a mí como lo solías hacer
esperaré hasta poder nuevamente
entre los más dulces segundos
poder sentir tu tan delicada
de seda fina y nube algodón
manos dulces de tierno amor 
junto, conmigo otra vez.

A un amor extraviado escribo