miércoles, 2 de mayo de 2012

Pensé que eras tú.


Por un instante pensé que eras tú,
quien regresaba a acariciarme,
tierno y delicado rozar en mi piel.
Era tan solo una gota de lluvia,
un fallido anhelo demostrado,
cual neblina opacando mi cariño.

Por mi camino has pasado
dejando huella de ilusion
has llenado tu mis sueños
de arriesgarme al querer

Si alcanzar a tocar el corazón
es un ruin delito de bandidos
tú mi bien, con astucia has logrado
destruir este mito de no amar.