sábado, 12 de mayo de 2012

Bella mujer.


El dia en su curso iba
cuando alcé la mirada,
al instante lo discerní,
era aquella bella mujer
aparecía de un sueño 
a la realidad pintada,
asi pude apreciarla
tan cerca de mis ojos.

Veia su silueta dibujar
haces de bellos matices,
colores del mágico mundo
perdidos entre las ilusiones,
traidos por aquellos seres 
de inhóspitas tierras
escondidas en el centro
del maravilloso astro rey

Radiante, va iluminando
cada lugar que su paso da,
atrae toda existente atención
del encanto de los luceros
mientras siguen su caminar,
en medio de este  universo
su sonrisa es pues la causante
de toda rebosante alegría

Su cabello va al compás
de un gran concierto dado
del viento y las montañas,
bailando por las llanuras
del paisaje que la rodea
abriendose majestuoso paso,
aquellos, sus movimientos
que llevan la armonia total.

Son sus bellos ojos tiernos
y su mirada llena de luz
 que trasciende el tiempo
 no importa solo mirarlos,
quedarse prendido de ellos
es hermosa complacencia, 
 poder tenerlos de cerca
no es mas un sueño fugaz.

Lo rosáceo de sus labios
 lleva a pensar nuevamente
en la conquista de un mundo
lleno de sueños e ilusiones,
con un petalo comparados
 aun son mas finos y bellos
¿Podria yo llegar a rozarlos?
Ella salió a la realidad.