lunes, 17 de diciembre de 2012

Junto a ti permíteme seguir.


Sentir las caricias de tus manos,
mientras tus ojos llenos de ternura
esperan sinceridad en mi mirada.
Comprendo la trascendencia 
de ser honesto y continuar.

Son mis actos los que han recibido
oprobio desde la profundidad
de mis sinceros pensamientos,
desde el fondo que retumba
en mi pecho sumergido en dolor.

Me he visto obrando con daño
a quién menos he deseado hacerlo,
pero han sido estos, mis impulsos,
a los cuales yo he dejado salir
han tomado poder sobre mi.

Intento buscar un camino
sea complicado, sea tardío,
llegar a tomarlo es mi decisión,
así poder buscar en ti
para conmigo tu perdón.

Lóbrega meditación induzco
al paso de este tiempo amargo.
Cuanto anhelo remediar lo hecho
más se, que aun sabiendo pierdo 
aquella maravillosa magia inicial.

Vengo sin nada que ocultar.
Deseo mostrar mi realidad
a ti princesa de mis sueños,
dulce cariño de mi día,
delicado ensueño de mi noche.

Ahora en tus manos está ya
la decisión para darme dicha.
Mujer propicia tu compasión.
Junto a ti permíteme seguir.